El poder de las palabras

El poder de las palabras

El lenguaje y las palabras que utilicemos tienen un poder, una intención, una connotación específica y tienen algo que quieren comunicar.

En el área de la discapacidad, la sociedad ha tendido a desarrollar un lenguaje con connotaciones negativas, desvalorizadoras y exclusivas. Y nos hemos acostumbrado a esto, sin hacer una pausa y pensar el poder negativo y destructivo que estas palabras están teniendo en quienes las reciben.

Necesitamos un cambio, aprender a utilizar el lenguaje correcto, palabras de afirmación y correctas que sean constructivas,, que muestren y se enfoquen en las capacidades y posibilidades.

Uso correcto y respetuoso del lenguaje
respeto
  • El nombre correcto de este diagnóstico es síndrome de Down. No es necesario la “s” en Down, tampoco escribir en mayúscula la “s” en síndrome.
  • Una persona con síndrome de Down es antes que nada, un individuo. El enfásis se debe hacer en la persona y no en la discapacidad. Una persona con síndrome de Down tiene otras cualidades y atributos que pueden ser utilizados para describirla.
  • Fomentar el uso del lenguaje adecuado.  Se dice “es una persona con síndrome de Down ” en lugar de “es una persona Down”. Una persona con síndrome de Down no está por debajo de los demás.
  • Las palabras pueden crear barreras. Reconozca que un niño es un “niño con síndrome de Down ,” ó que un adulto es “un adulto con síndrome de Down”. Los niños con síndrome de Down crecerán y serán adultos, no serán eternamente niños. Como cualquier otro adulto disfrutarán de diferentes actividades y la compañía de otros.
  • Es importante el uso de la terminología correcta. Una persona “tiene” síndrome de Down, en lugar de “sufre del”, “es una víctima del”, “está enfermo del” ó “afectado por”.  El síndrome de Down NO es una enfermedad.
  • Cada persona es única, con personalidad, talentos y habilidades diferentes. Asumir que todas las personas tienen las mismas características o habilidades es degradante. Además, está fomentando el estereotipo de que “todas las personas con síndrome de Down son iguales”.  Cada ser humano es único.
  • El lenguaje respetuoso. La persona con síndrome de Down tiene  “discapacidad intelectual”. Este lenguaje es más apropiado que decir que es “retardado mental”. Es importante referirse a que la persona tiene un “desarrollo típico” en lugar de “normal”.  Utilizar la palabra “accesible” cuando se refiere al estacionamiento ó a las condiciones de un espacio específico, en vez de espacio para “discapacitado”.

Fuente:
“Cómo hablar sobre el Síndrome de Down”. Recursos para los Padres. National Down Syndrome Congress [En línea]. Disponible en: http://www.ndsccenter.org/en-espanol/informacion-para-padres/ [19 de enero, 2013].

¿CÓMO AYUDAR A LA ASOCIACIÓN?